Archive for the 'Alucinante' Category

Ciclista werden

La culpa la tuvo la primavera. Lo juro.

Como aquí los inviernos son tan largos y tan fríos y oscuros pues cuando llega la primavera como que no eres dueña de ti misma y te entregas sin reservas a lo que la nueva estación te traiga.

Resulta que la primavera pasada estábamos tomando unas hermosas cervezas en una terracita bajo un sol espléndido y vi, con el rabillo del ojo, como pasaban una bicicleta detrás de otra. Los ciclistas parecían tan contentos que claro, yo me contagié y sin poder evitarlo le solté al pobre chico que me soporta un: “y ¿si aprendo a montar?, a lo mejor podemos salir así al campo y hacer picnics y todas esas cosas que hacéis por aquí”. No os podéis imaginar la cara que puso. Entre la sorpresa, el escepticismo y, para que negarlo, el pánico. Viendo cómo me miraba pensé que, a lo mejor, se me había subido la cerveza a la cabeza y no volví a mentar el tema.

Meses después me llegó una bicicleta nuevecita por mi cumpleaños ¿se puede pedir más?

Tras el primer instante de inmensa alegría y excitación llegó el pánico. Yo, montando en bici y rodeada de gente que había nacido con una bici bajo el brazo. Vaya responsabilidad. El caso es que empecé y me lo paso pipa pero claro, me pasan cosas muy pero que muy extrañas y yo, que no me cayo ni bajo el agua, pues he decidido contarlo.

Para tal menester he abierto otro blog y ahí descargo mis inquietudes de ciclista novata porque, por lo visto me sirve de terapia antiestrés y, quién sabe, lo mismo mi experiencia le sirve a otro pobre diablo que decida ponerse al manillar en la adultez.

Ahí os espero porque ¡necesito de vuestros consejos!

Anuncios

Las fronteras de Europa

Como amante de los mapas no podía dejar escapar la oportunidad de enseñaros esta maravilla.

A-lu-ci-nan-te.

"Europa y sus fronteras”

Ferropolis

Señoras y señores, aquí les presento las máquinas más grandes construidas por el hombre. ¿Y dónde creen que se construyeron?

Acertaron.

En Alemania, ¿dónde si no?

Me he puesto a la obra con este post para darles a conocer uno de esos hechos que se empeñan en ocultar los que mandan en los países del sur de Europa: Alemania no es poderosa porque haga coches, lo es porque es la que hace las máquinas que hacen las máquinas o porque moviliza esfuerzos para crear cosas como estas.

Estos maquinolos se construyeron para “rascar” el carbón de la superficie. Las minas de carbón más productivas alemanas se encuentran a ras del suelo, sólo hay que ir y sacarlo a paladas pero ¡qué paladas!

Saqué estas fotos hace varios años en Ferropolis, un museo al aire libre donde se mantienen en “buen estado” las máquinas que una de las grandes empresas mineras del país dejó atrás, como lo leen.

Aquí les presento a Big Wheel de 31 metros de altura, 74,5 metros de largo y 1718 toneladas de peso.

Y aquí tienen un primer plano de la rueda que le da nombre.

¿Aprecian el agua que hay detrás? Se trata de un detalle importante porque al ir sacando el carbón se van formando agujeros tan enormes que poblaciones enteras tienen que ser trasladadas (incluidas las iglesias) y el boquete que queda se llena de agua formando lagos.

Aquí les dejo con “Big Wheel” en un día normal de trabajo y ya les iré presentando a sus compañeros (porque tiene varios) en sucesivas entradas.


La razón de ser de este lugar

Vivir fuera tiene sus cosas. Cada día algo nuevo, una costumbre, una expresión, el aspecto de las cosas y personas que te rodean... Esas cosas son las que me dicen que aquí (sea donde sea) no es como allí. Con esta bitácora quiero contar esas pequeñas cosas que nos hacen distintos y convierten mis estancias en otros lugares en experiencias siempre fascinantes. Por favor, si alguien quiere aportar su granito de arena es bienvenido porque somos muchos que por unas razones u otras vivimos lejos.... pero cerca.
Sell Art Online

Lo que da de sí el invierno

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 1 seguidor