Se acabó el invierno

Hay ciertas cosas en la vida que he aprendido a fuego. Una de ellas es lo frío, largo y oscuro que es el invierno al norte de los Pirineos.

Ya en Inglaterra alucinaba con la oscuridad que reinaba a las tres de la tarde en Diciembre; lo cortas que se hacen las novelas cuando tienes casi cinco horas diarias de tranquila lectura cuando fuera sólo se escucha el viento y se ven continuas ráfagas de nieve; lo necesario de un baño caliente cuando pasas más de media hora en la calle a temperaturas más bajas que los -18ºC de la nevera; las capas y capas de ropa…

En Alemania no ha mejorado mucho la cosa. Los dos últimos inviernos han sido matadores lo que me quita esperanzas de que el que viene vaya a ser mejor. En octubre ya empezamos con la chimenea y la cosa se puso seria ya en noviembre. Lo de las Navidades blancas creo que es una metáfora poética de la realidad porque yo recuerdo la nieve y el hielo sin demasiada alegría.

Por ejemplo, recuerdo que una noche (bueno eran las 7 de la tarde pero parecía que eran las 2 de la madrugada) yendo por la calle me di cuenta que las montañas de nieve apiladas a los lados de la acera eran más altas que yo y ¡más altas que la mayoría de los viandantes! Teníamos como unos 30 centímetro de ancho para caminar y, por supuesto, el suelo estaba completamente congelado. Ni sal, ni gravilla ni nada de nada…todo congelado sin remedio y ¡durante cuatro meses!

Y es que lo peor es  la falta de luz. El cielo se encapota a finales de septiembre y va seguido del avinagramiento de cara del personal y ya no vuelves a ver el sol hasta, con suerte, abril. No sé realmente porqué cambian la hora todos los inviernos, al fin y al cabo no se ve ni torta de todas formas.

Otro detalle que me mata es ver cómo se van los pájaros cuando empieza el frío y tu piensas…”ya me gustaría, ya, poder ir al sur cuando las cosas se ponen feas por aquí…” y te entra la depresión y unas ganas inmensas de exprimir al máximo lo que queda del otoño.

Pero ahora no es tiempo para pensar en tristezas porque ¡la primavera está aquí! y no porque lo diga elcorteinglés. Hemos recibido la visita de toda una autoridad en esto de las estaciones y ha decidido quedarse a doscientos metros de nuestra casa, con su pareja y todo.

¿Entendéis ahora porqué cuando veo a esta preciosidad me entran ganas de llorar de la alegría?

5 Responses to “Se acabó el invierno”


  1. 1 La inquieta mirada mayo 4, 2011 a las 2:42 pm

    Qué preciosa foto. La verdad es que comparto tu “Leiden” acerca de la luz. En Múnich es igual, con la diferencia que como vivo en plena ciudad, sí, hay sal y esas cosas que te permiten aunque sea caminar como un pingüino y hasta sacar la bicicleta… aunque este enero, confieso, fue un poquito menos duro.
    Saludos

  2. 3 Economistadescubierta mayo 17, 2011 a las 10:36 pm

    Huí de Alemania porque pasaba mucho frío… una razón como otra cualquiera… La falta de luz me pone de mala leche.

    Me encanta tu blog. No me lo he leído todo, porque no me da la vida, pero me gusta mucho.

  3. 5 preciosa junio 3, 2011 a las 9:27 am

    como se nota que el frio te mata, mata a cualquiera, pero lo de
    Alemania no tiene nombre, por eso se esta tambien en España


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




La razón de ser de este lugar

Vivir fuera tiene sus cosas. Cada día algo nuevo, una costumbre, una expresión, el aspecto de las cosas y personas que te rodean... Esas cosas son las que me dicen que aquí (sea donde sea) no es como allí. Con esta bitácora quiero contar esas pequeñas cosas que nos hacen distintos y convierten mis estancias en otros lugares en experiencias siempre fascinantes. Por favor, si alguien quiere aportar su granito de arena es bienvenido porque somos muchos que por unas razones u otras vivimos lejos.... pero cerca.
Sell Art Online

Lo que da de sí el invierno

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otro 1 seguidor


A %d blogueros les gusta esto: